Entra a formar parte de la http://generacionnohunger.org y actúa. #GenNoHunger: somos la primera generación capaz de acabar con el hambre. Lo contamos con arte. Crea y actúa: ¡Nos van a oír! Generacion No Hunger

14 dic. 2012

Una reflexión mañanera sobre donde estamos.

@JAVIERARAGON - JAVIER ARAGÓN, EL viernes, 14 DE diciembre DE 2012


Una reflexión mañanera: La verdad es que si nos ponemos a pensar fría y objetivamente en ello, nos hemos creído y adaptado muy bien a esta crisis.

Los ciudadanos de a pie, en términos generales, nos lo hemos tomado como algo que ocurre, inevitable, algo cíclico, que de vez en cuando sucede, algo por lo que hay que pasar, a lo que tenemos que adaptarnos…sufriendo, padeciendo, recortando, ajustando
, y encima si puede ser, poniendo una sonrisa, y en ocasiones algo más que una sonrisa… Pues porque ha ocurrido, tocaba, es una desgracia, una enfermedad, una pandemia,…nos lo hemos tomado como si de una catástrofe se tratara. No hay nada que nosotros podamos hacer. Bueno, dar las gracias si no nos ponen en la calle y consolar a alguno que otro que no haya tenido tanta suerte.

“No depende de nosotros, al fin y al cabo que ocurra y que se pase no está al alcance de nuestras obras y a veces hasta de nuestro entendimiento”. Y hombre en parte algo de razón tenemos, mucho mucho no podemos hacer más allá de tener una actitud positiva, seguir luchando y dejar de hablar de ella, dejar de justificarnos a nosotros, a los demás (particulares o empresas) y a los acontecimientos, ah! claro, la crisis, ya se sabe!.

A medida que uno cumple años, tiene más experiencia personal y profesional, tiende a reflexionar, a pensar más las cosas, se vuelve menos incrédulo, y se hace planteamientos. Menos mal!. Al menos es lo deseable.

Tampoco voy a ser yo quien diga cómo es o debe ser la vida y la economía, para eso tenemos gurús de los dos tipos. Pero dejadme que al menos manifieste mi asombro ante la actitud general que hemos adoptado y que comparta preguntas o más bien inquietudes que surgen de las ganas de luchar por un mundo mejor. En la vida, al igual que en la economía, hay momentos buenos y malos, probablemente consecuencia de decisiones propias o ajenas, de la incertidumbre, de imponderables, de acontecimientos que a veces probablemente exceden el ámbito de nuestra actuación. Y como hay momentos buenos y malos, pues ahora mismo nos encontramos con uno de esos malos en general en la economía y muy probablemente para algunos también en la vida. Estos momentos nos ayudan a crecer indudablemente, pero crezcamos todos, no?.

Por una parte me alegro de que los avances en los campos de la formación y la revolución digital traigan consigo entre otras muchas cosas un mayor acceso a la información. Creo sinceramente que era necesario que el consumidor medio esté más ilustrado en las artes de la compra y la venta, los negocios, los productos, los medios, el consumo, las finanzas,…esto es bueno para ellos, y para las empresas.

Los profesionales y las empresas tendremos que espabilar, no sólo ya para vender, sino para hacer las cosas mejor, para conseguir que nos presten atención, para ganarnos la confianza, para establecer relaciones sanas y duraderas basadas en la satisfacción de unas necesidades y no en amiguismos o por poner un ejemplo, en gestiones de un stock completamente mal pensado e innecesario que hay que sacar a la calle como sea antes de destruirlo y dotarlo a pérdidas.

Por otra parte, también creo que no deberíamos ser tan condescendientes argumentando ah! es la crisis! deberíamos luchar, como profesionales y como personas, para hacer las cosas mejor, para tratar de entre todos cambiar un sistema que ha demostrado que no sólo no funciona sino que es capaz de empeorar muchos de los problemas de nuestra sociedad, y por encima de todo, para tener nuestra propia versión de los hechos basada en nuestra formación y nuestra inquietud, para no creernos todo cuanto nos dicen, y para pedir que en esta crisis económica, social y de valores paguemos todos porque todos somos responsables o cuando menos los que han tomado las decisiones que nos han llevado a algunos a padecer las consecuencias de sus errores. Porque yo a los grandes banqueros, por poner otro ejemplo, lejos de verles preocupados, les veo más bien tranquilos antes las inyecciones que nuestros gobiernos hacen con nuestros dineros, o como me decía ayer un amigo, con la imprenta.

Ya de las ganancias que algunos saquen de esta crisis no pienso decir ni mu, porque para eso están las oportunidades, para aprovecharlas, y si son los más rápidos, los más abiertos, los más ilustrados, los más arriesgados los que las toman, pues que sean ellos también los que se beneficien. Siempre y cuando no sea perjudicando a nadie, claro está, pero esto como siempre.

Creo que no hay derecho a que tengamos potenciales brillantes profesionales en la calle o en puestos que cierta y dolorosamente no se merecen, y a “directores” o más bien, cantamañanas en los puestos de responsabilidad sobre “nuestra” economía y la de nuestro bolsillo.

No hay comentarios: